04
Jul
2013
admin

Gas natural, propano y butano

El mundo de la energía se encuentra en permanente evolución tanto en precios debido a la escasez de ciertos combustibles como en búsquedas de nuevas fuentes de energía como ocurre en la actualidad con el shale gas por ejemplo.

Queremos hacer una pequeña comparativa entre el gas natural y los gases licuados del petróleo butano y propano.

El gas natural

En la actualidad es junto con los gases licuados del petróleo uno de los combustibles más utilizados en nuestro país. Se trata de una mezcla de gases donde el metano (CH4) supone más del 70% de estos gases y tiene su origen en la degradación de la materia orgánica, en ocasiones ligado a los yacimientos de petróleo y a veces se encuentra de forma aislada.

Se distribuye de forma gaseosa por medio de una red de gaseoductos aunque también se suministra de forma licuada (GNL) por medio de buques y camiones a grandes consumidores.

Tiene un uso muy variado que va desde calefacciones (uso más común) como la generación de electricidad o de gases como el hidrógeno (SMR).

Propano y butano

El propano y el butano son gases licuados del petróleo (GLP) con similares características pero que tiene ciertas particularidades que lo diferencian uno del otro.

El propano es un compuesto orgánico cuya fórmula química es C3H8, es decir, esta compuesto por tres átomos de carbono y ocho de hidrógeno. El gas butano (C4H10) por su parte, se compone de cuatro átomos de carbono y diez de hidrógeno.

De forma comercial, estos gases se comercializan como una mezcla de ambos, teniendo siempre al menos un 80% de hidrocarburos C3 en el caso del propano y C4 en el caso del butano.

A la hora de elegir uno u otro dependerá de donde se va a almacenar el gas (exterior o interior) y de la zona geográfica en la que nos encontremos. Esto es debido a que el gas butano a bajas temperaturas (cercanas a cero grados centígrados) tiene dificultades para gasificar.

Gas natural, propano o butano

En el caso que tengamos acceso a la red de gas natural, recomendamos el uso de éste frente a otros combustibles.

En el caso que no tengamos acceso al gas natural, dependerá de nuestro tipo de consumo.

Si te trata de un consumo elevado de gas, debemos optar por el gas propano a granel o grandes envases (botellas de 35 Kg o mini depósitos).

Si tenemos un consumo reducido de gas, debemos optar por la opción de gas envasado. Gas propano en las zonas geográficas frías y en el caso de zonas más cálidas podemos optar indiferentemente por uno u otro, al que tengamos un acceso más fácil.